Cláusulas suelo: El último rescate a la banca

Desde la caída de Lehman Brothers, el 15 de agosto de 2008, ha habido pocos días buenos para la banca española. La jornada de ayer fue una de las raras excepciones que se han dado en este tiempo. El abogado general de la UE hizo públicas sus conclusiones sobre las cláusulas suelo con una gran noticia para el sector financiero: no tendrán que volver a los clientes lo que les cobraron por las cláusulas suelo desde el momento en que firmaron las hipotecas . La decisivo supone que los bancos se ahorran una fortuna, pero la euforia no puede ser completa. El dictamen del letrado europeo no es definitivo y le tocará esperar al tribunal europeo, que resolverá la cuestión con una sentencia a finales de año, aunque las sentencias coinciden con la abogacía general en un 80% de los casos. La resolución ha levantado un aluvión de críticas que vuelve a poner la banca en el punto de mira de todas las suspicacias.
La resolución del abogado era muy esperada por los clientes y los bancos después de que las últimas sentencias dieron la razón, una tras otra, a los consumidores. Pero el tema clave sigue dependiendo de Europa: se trata de dictaminar si los bancos tienen que pagar lo que cobraron con las cláusulas suelo desde mayo de 2013, fecha a partir de la cual el Tribunal Supremo las declaró nulas, o desde el inicio de la hipoteca. El letrado europeo, Paolo Mengozzi, afirmaba ayer que es correcto limitar la retroactividad al 9 de mayo de 2013, lo que ahorra a las entidades que habían cobrado por este concepto antes de ese momento. Pero su decisión se fundamenta en un aspecto polémico: el impacto económico que tendría para el sector financiero no dar la razón a la banca. Ahora habrá que esperar a la sentencia definitiva.
En efecto, la resolución pide una retroactividad "limitada en el tiempo" porque tiene en cuenta las "repercusiones macroeconómicas" que tendría devolver todo el dinero cobrado de más. Las asociaciones de defensa de los consumidores ya protestaron en su día contra este argumento económico, que usó el Supremo en su momento, porque entendían que valida un comportamiento irregular por la sencilla razón de que tendría consecuencias graves para los infractores. Y además, se da la circunstancia de que el Código Civil español establece que si una cláusula no es válida, se anulará completamente, y entonces habría que resarcir el dinero cobrado desde el día de la firma del contrato.
El abogado general afirma que aplicar a partir de mayo de 2013 la anulación de las cláusulas suelo es legal, ya que la normativa europea no busca la "armonización de las sanciones aplicables" ni una "anulación retroactiva" de todas las cláusulas. Además, las conclusiones recogen que aplicar la retroactividad a partir de mayo de 2013 ya es "una sanción con efecto disuasorio" suficiente para la banca. Con la prohibición de utilizar nuevas cláusulas suelo del Supremo y el retorno del dinero a los damnificados, el abogado general considera que la sanción ya es justa.
Un caso de magnitud sistémica
La decisión, de confirmarse, supondría un enorme balón de oxígeno para las entidades españolas en un momento de vacas flacas por los bajos tipos de interés, especialmente para aquellas que son líderes en banca minorista. Analistas Financieros Internacionales (Afi) calculó que las entidades ingresaron unos 4.474 millones entre noviembre de 2009 -cuando el sector comenzó a comercializarse las- y en mayo de 2013.
Pero el baile de cifras es importante: Goldman Sachs calcula que las entidades españolas deberían pagar 3.000 millones de euros más de los que ya tienen aprovisionados si se vieran forzadas a devolver las cláusulas suelo desde el primer día. La cifra crece hasta los 7.500 millones, según los cálculos que el BBVA incluyó en su defensa del caso; y Adicae es quien eleva más la cifra y la acerca a los 20.000 millones, es decir, casi lo que costó el rescate de Bankia.
Por entidades, el BBVA es el más expuesto, porque es el que tiene más activos hipotecarios y tendría que afrontar un coste de 1.815 millones. También sería un duro golpe para CaixaBank, el primer banco catalán, ya que le supondría 660 millones. Por detrás hay Popular y Bankia, que tendrían un impacto de 334 y 160 millones, respectivamente. No es extraño, pues, que CaixaBank y Popular (además del Sabadell) estuvieran entre los valores del Ibex 35 que más subieron ayer.
Incredulidad e indignación
La asociación de consumidores Facua tachó de "indignantes y grotescas" las conclusiones del abogado general de la UE y lamentaba su "extraordinaria sensibilidad" por los intereses de los bancos "y no con los de las familias que han sido víctimas de un fraude de miles de millones ". Facua también calificó de "aberrante" que, en las alegaciones presentadas, el Gobierno defendiera los intereses del sector financiero.
Mientras las entidades y patronales del sector celebraban el posicionamiento en favor de lo que decidió el Supremo, la OCU pedía al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que deje de lado argumentos políticos y económicos y se limite "exclusivamente" a aplicar la ley, que establece "claramente" la nulidad de estas cláusulas.
Diferentes bufetes de abogados explicaron la decisión señalando el Brexit como factor decisivo. El socio-director de Navas & Cusí, Juan Ignacio Navas, afirmaba que "el contexto europeo de la resolución es de choque. No pueden pretender resoluciones ordinarias en contextos de excepcionalidad ", afirmaba. "Luxemburgo no ha hecho lo que es deseable, sino lo que es responsable", añadía. La decisión de ayer debe ser refrendada, pero la impresión era ayer que la banca ha recibido un nuevo rescate.