El banco tendrá que pagar impuestos y notario en la firma de hipotecas

En el año 2016 terminó con un golpe para la banca: el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró abusivas las cláusulas suelo de las hipotecas. Y mientras el Gobierno aún no ha terminado el sistema que deberán seguir las entidades para devolver el dinero a los clientes -que podrían superar los 4.000 millones de euros-, se abre un nuevo frente: la justicia española ha declarado abusivas otras cláusulas de las hipotecas. En concreto, las que obligan al cliente a pagar los gastos de notario y de registro, y el impuesto de actos jurídicos documentados.

Una sentencia del Supremo declaró abusivas las cláusulas que hacían pagar al cliente todos estos gastos de la hipoteca, y algunos juzgados en Pontevedra, Gijón y Granollers ya han empezado a aplicar el criterio del alto tribunal.
En Granollers una juez declaró nulas estas cláusulas en una hipoteca concedida por CatalunyaCaixa (ahora BBVA). La sentencia es de la magistrada Rosa María Brobia Varona, titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de Granollers. La juez obliga a la entidad a devolver íntegramente y con carácter retroactivo la cláusula suelo de aquella hipoteca que había contratado en 2010 una vecina del Vallés Oriental. Para declarar abusiva la cláusula suelo la magistrada citaba la sentencia del Tribunal de la UE, que se había conocido el mismo día de dictar la resolución.
Pero la magistrada va más allá y también declara abusivas otras cláusulas, como la que imponía a la clienta pagar los gastos del préstamo. La argumentación era clara: las cláusulas no las negoció la clienta, sino que se las encontró ya incorporadas "unilateralmente".
Por esta sentencia, en total, el actual BBVA tendrá que volver a esta mujer más de 7.000 euros: 3.371 euros por los gastos de escritura y unos 4.000 euros que se calcula que la entidad habría cobrado de más con la cláusula suelo, fijada en un interés mínimo del 3,5%. La sentencia tiene carácter retroactivo y, por tanto, se calcula el retorno del dinero desde la firma del préstamo, el 9 de junio de 2010.
La sentencia deja claro que estas cláusulas -habituales en todas las hipotecas- deberían negociar para que, además, son los bancos los interesados en la fe pública notarial y en el registro y, por tanto, los que deberían hacerse cargo de al menos una parte de estos gastos. En el caso de los impuestos, a pesar de que el sujeto pasivo de transmisiones es el hipotecado, en el caso de actos jurídicos documentados será el sujeto pasivo del impuesto "el adquirente del bien o derecho y, en su defecto, las personas que insten o soliciten los documentos notariales o quienes estén interesados en su expedición ", es decir, los mismos bancos.
Respuesta de los bancos
Ante la situación creada por esta nueva doctrina jurídica, los bancos han comenzado a reaccionar. Cinco de las principales entidades del Estado -Santander, CaixaBank, Bankia, Ibercaja y Sabadell- ya asumen una parte de los gastos que hasta ahora pagaba el cliente, mientras que el BBVA y el Popular, ambos afectados por las primeras sentencias, no creen que tengan que devolver el dinero a los clientes afectados, según informa hoy El País.
El abogado que presentó la demanda de Granollers, Carles Pastor, explicó al AHORA que los bancos están cambiando estas cláusulas. Este letrado también ha reconocido que, en muchos casos, para un cliente particular, puede que no salga a cuenta abrir un procedimiento judicial, ya que de media se pueden recuperar unos 1.500 euros por estas cláusulas. En cambio, ve más factible una acción colectiva impulsada por alguna asociación de consumidores.