El nuevo motor de la construcción

Barcelona y encontrarse con un andamio. Los datos demuestran que el sector de la rehabilitación de edificios está cogiendo impulso. Las últimas cifras del Ayuntamiento, del año 2015, reflejan un crecimiento de las licencias de obra para rehabilitación o ampliación de vivienda, mientras que las de obra nueva cayeron. Las licencias sólo son un indicador. Hay otros, como los visados del Colegio de Arquitectos, que se refieren a obras futuras y, a veces, los proyectos no se acaban haciendo. Pero el Colegio no tiene el dato segregada de la ciudad de Barcelona. En el conjunto de Cataluña, la superficie visada de rehabilitación el año pasado fue de un millón de metros cuadrados, con un crecimiento del 18% respecto del 2014.
 
Los datos del Idescat demuestran que la rehabilitación de viviendas, al menos en el Barcelonès, ha vuelto a los niveles precrisis. En 2007, antes de estallar la burbuja inmobiliaria, se iniciaron en la comarca 14.156 actuaciones de rehabilitación, con derechos de subvención de hasta 24,2 millones. La cifra se mantuvo estable hasta el 2010 y hubo un repunte en 2011, pero luego el descenso fue extraordinaria, y en 2014 sólo se iniciaron 2.118 actuaciones. Pero en 2015 ya se superaron las cifras de 2007 y se llegó a las 15.645 actuaciones iniciadas, con unos derechos de subvención de más de 33,6 millones.
 
Además, la rehabilitación en la ciudad de Barcelona lleva viento de cola. Por un lado, la demanda de los inversores y compradores de vivienda en la ciudad está subiendo, pero la oferta de obra nueva y la falta de suelo para hacer promociones hacen que la rehabilitación sea una opción para los compradores. A este factor se une la clara apuesta que el nuevo equipo de gobierno municipal hace por la rehabilitación.
 
El Ayuntamiento reconoce que para hacer frente a la demanda necesaria una dotación anual más elevada que la de los últimos años. La teniente de alcalde Janet Sanz ya ha presentado su plan. Prevé invertir durante el mandato 236 millones de euros en medidas de fomento de la rehabilitación de viviendas, edificios y espacios públicos. Del total de la dotación, 80 millones serán para vivienda y edificios privados; 32,8milions para inmuebles municipales, y 123 millones para la rehabilitación del espacio público. El plan no persigue sólo las grandes rehabilitaciones integrales de edificios enteros, sino también la mejora interior de los hogares.
 
Que la rehabilitación en Barcelona crece con más fuerza que en el resto de Cataluña lo demuestran los datos de la Asociación de Promotores y Constructores (APCE). El año pasado la rehabilitación integral de viviendas suponía el 5,8% de toda la obra en la provincia, mientras que en la ciudad de Barcelona llegaba al 24,5% del total. "Que sea casi el 25% es un dato importante y positiva que marca la tendencia de hacia dónde debe ir el sector", explicó el presidente de la APCE, Lluís Marsà.
 
inversores extranjeros
 
Uno de los factores que impulsa la rehabilitación viene de los inversores extranjeros. Barcelona ha entrado en su foco porque ven los precios baratos. Lo certifica gente del negocio, como Enrique Jiménez, de la inmobiliaria Somrie, o Carlos Infantas, de Fhaus, que acaba de levantar un fondo holandés de 30 millones de euros para comprar vivienda y rehabilitarlo en Barcelona y Madrid, pero básicamente en la capital catalana. Otras empresas de aquí también lo hacen, a veces con la ayuda de capital de fuera, como Bonavista, aliada con Europa Capital; la gestora BMB, que ha invertido 48 millones en comprar 11 edificios; Elix, que prevé comprar 16 este año, y otros que ya tienen una experiencia, como Renta Corporación, que está buscando inmuebles para ampliar su negocio en Barcelona y Madrid.
 
LAS CLAVES
1. ¿Por qué sube la rehabilitación? La falta de suelo en Barcelona dificulta que se hagan nuevas promociones en una ciudad donde la demanda de vivienda se ha recuperado, lo que hace aumentar los precios en muchos barrios.
2. ¿Quién hace aumentar tanto la demanda? La crisis hizo posponer muchas decisiones de compra de vivienda, en muchos casos de familias que ya tienen pero quieren mejorar. A ello se suma la presión de los extranjeros, tanto para invertir como para tener una segunda residencia en Barcelona.
3. ¿Por qué aterrizan tantos inversores extranjeros? Porque después de la crisis ven los precios baratos y con mucho recorrido para obtener rentabilidad, cuando en otras ciudades europeas los precios son muy altos o están, como en Londres, en plena burbuja.
Traductor de Google per a empreses:Translator ToolkitTraductor de llocs webGlobal Market Finder