La burbuja de los pisos de lujo


casa-bures
 

En 2015 la inversión inmobiliaria repuntó con fuerza en Barcelona, ​​y rozó los 2.000 millones de euros, de los que una décima parte fueron al sector residencial, es decir, a la vivienda, según los datos de la consultora Aguirre Newman . El segmento residencial ha despertado el deseo de los inversores, sobre todo en el sector del que se denomina alto standing, la vivienda de lujo. Hay voces que apuntan a que en este sector se está creando una nueva burbuja, impulsada por la captación de inversión extranjera, pero también por el regreso de los compradores interiores, que han comenzado a aumentar.

Lo cierto es que las inversiones en vivienda de lujo pueden dar muy buenas rentabilidades. Los últimos informes del sector apuntan a subidas de alrededor de un 15% de precio durante el último año en el segmento de las viviendas de más de 950.000 euros. Además, para el próximo año el encarecimiento podría incluso acelerarse hasta un 20% en la zona alta de Barcelona. Un porcentaje que, también se podría dar en el caso de los mejores viviendas del Ensanche. Las previsiones cuadran con las de Alexander Vaughan, socio fundador de la agencia Lucas Fox. Esta empresa asegura que entre 2013 y 2015 se ha producido un aumento importante de precios en el sector de las viviendas de lujo en Barcelona, ​​con un crecimiento de un 26%.

El catedrático de economía de la Universidad Pompeu Fabra José García Montalvo señala que son los compradores extranjeros los que están haciendo crecer el mercado y los precios. Primero porque los precios aún son baratos y, sobre todo, porque las rentabilidades son altas. Por ejemplo, con los alquileres se pueden obtener ganancias de hasta un 6,5%, algo imposible de conseguir con cualquier otro activo financiero teniendo en cuenta que los tipos de interés de referencia están en negativo. García Montalvo admite que los precios crecen, sobre todo en la vivienda de lujo, un sector ciertamente privilegiado, ya que fue uno de los menos afectados por el estallido de la burbuja de 2008.

Montalvo insiste en matizar los efectos que podría tener el estallido de una burbuja en el mercado de los pisos de lujo, porque a diferencia de la crisis de 2008, si hubiera una caída repentina de precios no arrastraría el sistema financiero, ya que la mayoría de viviendas de lujo los compran extranjeros y sin hipoteca. En cambio, el profesor de la Universidad de Barcelona y director del máster de asesoría y consultoría inmobiliaria, Gonzalo Bernardos, discrepa e identifica un retorno de compradores interiores en este segmento. Bernardos alerta de una "microburbujas" en el mercado de la vivienda de lujo, que podría estallar a principios del año 2018, cuando empiecen a subir los tipos de interés.

Vuelven los compradores interiores

Hasta ahora el mercado de la vivienda de lujo en Barcelona la han impulsado a los inversores extranjeros. Según la agencia especializada Lucas Fox, sólo un 17% de los compradores son españoles, pero hace un año eran un 11%. En el último año se ha producido un aumento de un 86% de compradores del Estado. Además, los números de la agencia demuestran el crecimiento global del sector. En 2015 las transacciones de Lucas Fox aumentaron un 50% y el primer trimestre de este año lo han hecho un 15%.

El atractivo de la vivienda de lujo en Barcelona se demuestra también en los precios. Según Lucas Fox, Madrid representa el 30% del mercado de vivienda de lujo español, y Barcelona el 20%. Pero los precios son más altos en Barcelona, ​​donde la media de los pisos de lujo se sitúa en más de 4.600 euros el metro cuadrado; en Madrid, en cambio, en el barrio más caro no llega a los 4.400 euros el metro cuadrado.