"Smart Cities" también en zonas turísticas

19/06/2018

Prevenir los turistas de retenciones en los accesos de Palamós, recordarles cuántas plazas de aparcamiento hay libres en diferentes ámbitos de Sant Feliu de Guíxols, evitar excesos de ruido ante locales de ocio en Playa de Aro o regular la frecuencia necesaria de limpieza y vaciado de contenedores en las calles, urbanizaciones o playas de estos y otros municipios de la Costa Brava Centro. Son algunas de las herramientas que la tecnología permite aplicar a las smart cities, poblaciones inteligentes, que ya se aplican en algunas grandes ciudades, y que ahora las cámaras de Palamós y Sant Feliu, a través del Círculo de Infraestructuras, comienzan a sopesar como incentivo para atraer turistas y beneficiar, de rebote, los residentes todo el año.


Para analizar las posibilidades celebraron un debate ayer por la mañana en el castillo de Calonge, una población donde el alcalde, Jordi Soler, recordó la apuesta para comenzar a introducir herramientas tales como pasos de peatones que señalizan la presencia de personas pasando a él , alumbrado más eficiente accionado con sensores o un aparcamiento intel·ligent.Va subrayar que, "a pesar de ser un municipio pequeño, hay que adaptarse para ser más eficientes y facilitar la visita de los turistas". Tres expertos desgranaron el nuevo abanico de posibilidades. Toni Sánchez Rifà, de la consultora Barkeno, destacó que "la tecnología ayuda a mitigar los picos y adaptar los servicios a la dimensión requerida según la época del año". Y Víctor Martínez del Rey, del Ayuntamiento de Sant Cugat, mencionó algunos ejemplos que han permitido reducir la factura de limpieza y residuos en un tercio y elevar el reciclaje hasta el 45%, además de poner en marcha sensores de ruido que hacen parpadear las farolas si la clientela de una terraza hace demasiado ruido por las noches. Al tercer aviso, una vez alertados los responsables del negocio por SMS, la policía local levanta acta.